Me parece bastante ilustrativa esta campaña de Dircom.  Y bastante oportuna a mi entender, porque resulta que uno de los aspectos que más destaco en mis charlas y conferencias sobre comunicación y management tiene que ver con éste: ¿cuál es el sitio que le corresponde a la comunicación en la estructura funcional de una organización?.

Como todos ustedes, se bien que la comunicación es quizá la materia sobre la que más se ha estudiado y más se ha escrito en las últimas décadas de entre todas las que conciernen a la gestión. Incluido el marketing.  La que más ha evolucionado, como sugieren los de Dircom.

En todos este tiempo, las organizaciones y las empresas inteligentes han sabido mover la posición de la comunicación en sus diagramas, que ha dejado de ser hace mucho tiempo una simple herramienta al final de la cadena -la 4ª P del marketing clásico- para convertirse en un superproceso que inspira, determina y monitoriza a los demás, que está antes y después de los otros.

Bueno, no quiero decir en ningún momento que esto ocurra en general.  En general, las organizaciones y las empresas de nuestro entorno no son todo lo inteligentes que debieran.  Aún abundan las que están todavía por llegar y persisten en prácticas caducas como colocar la comunicación interna en RR.HH., la corporativa en la dirección, la publicitaria en marketing o la ambiental donde toque… Y ya veremos.

Pues sepan que el norte está en este anuncio de Dircom que os traigo. Saquen sus compases si quieren avanzar.