Me llega por mi amigo Luis Maram un reciente estudio que ha hecho Sysomos sobre Twitter y que arroja unas cifras demoledoras.  Las principales son que 7 de cada diez entradas o tweets no tienen trascendencia alguna, que sólo algo más de 2 son comentadas y que sólo un 6% de todas ellas generan un reenlace o retweet. Casi todo, además, se pierde tras la primera hora de circulación.

Les pongo el cuadro básico del estudio que, importante, se ha hecho analizando 1.200 millones de tweets en dos meses.

Esto nos lleva a varias conclusiones.  La que me parece más importante es que, reconociendo, sin dudas, el alto valor comunicacional de Twitter y su rentabilidad, debemos bajar de la nube -que no de ‘la cloud‘, como dice Luis- y aceptar que las bondades de esta esta red son aún un asunto más simbólico que práctico.  Tweeter es más potente que real.

Esto no es malo, sencillamente es lo que es.  Pero la percepción superficial que se tiene en la calle, compartida en muchos casos por nuestros clientes potenciales, es distinta, mucho más optimista.  Personalmente, como consultor, nunca me he guiado por especulaciones y brilleríos, sino por los datos y por el conocimiento experto de las cosas.  No hay nada mejor para una empresa de comunicación que trabajar con la verdad por delante, ser transparentes y ofrecer certidumbre a sus clientes.

Pues, queda claro que, lejos de renunciar, ni por asomo, a tan poderosa arma de comunicación, lo que debemos hacer es ser realistas y seguir trabajándonos la herramienta; debemos encontrar, los que nos dedicamos profesionalmente a la comunicación estratégica, sus usos más potentes y explorar otras posibilidades -algunas ya asoman en el ‘nuevo’ Twitter- que le den la utilidad real que buscamos.

Ya tenemos algunas de ellas, claro, que funcionan muy adecuadamente y dan resultados prometedores, pero hay que explorar algo más. Probablemente en el camino de las tácticas cruzadas, buscando efectos masales y no especializados.

De todos modos, los mismos de Sysomos han anotado algunas constantes -que los tuiteros intuyen pero que ellos contabilizan en sus estudios- sobre las condiciones que cumple un tweet que se socializa. Yo me quedo con cuatro:

1. Se trata realmente una gran noticia.

2. Se trata de un artículo de periódico o una entrada de blog que asegura el interés general o que tiene tanta relevancia que el tuitero quiere compartir con otros.

3. Se trata de algo curioso, peculiar o humorístico.

4. Es un comentario que captura la esencia de un tema en particular, de un problema, de una tendencia o algo similar. Puede ser una cita de alguien altamente reconocido o relevante.

Manos a la obra.