El BLOG de Benito Caetano

Comunicación, asuntos públicos y otras emergencias...

Etiqueta: valores de marca (página 1 de 6)

Gaviotas, charranes y otros pájaros: Un entretenimiento sobre el significado de los símbolos…

Un símbolo es un signo, una imágen básica, que establece una relación de identidad con una realidad, generalmente abstracta, a la que evoca o representa.   Cuando los símbolos se corresponden con figuras directamente asimilables con animales, plantas y otros elementos de esa realidad, se produce un trasvase de significados.  Independientemente de la intención primera de quien elevó tal o cual imágen básica a la categoría de símbolo, el mismo se interpreta acepcionalmente con esos otros significados que provienen de los contextos originales de la imagen simbolizada.

O sea, que si tu tomas un olivo cómo símbolo o un pez o una chimenea con humo, aquello que tu pretendes simbolizar se asociará también -ojo, también- a la casualidad semántica propia del olivo, del pez o de la chimenea con humo.  Y eso es lo que viene pasando con la gaviota del PP…  que ahora quieren confundir con un charrán para evitar la asociación con  la basura que tan habitualmente conforma el hábitat de las poblaciones urbanas de las gaviotas.

– ¡Valiente tontería!, dirán ustedes.

Y sí, lo es; pero ilustrativa y muy entretenida. Vayamos al grano…

Esta es la evolución de logo conservador. Observen la silueta de las gaviotas:

Y estas son siluetas de gaviotas reales:

Como habrán observado, la gaviota que anda por los vertederos tiene la cola cortita, como la silueta del símbolo de Partido Popular que, para más inri, se la recorta aún más en la evolución más reciente de su logo.

Sin embargo el charrán que ahora reivindican, porque principalmente no es asociable a la porquería porque no anda con la basura, tiene una colita más pizpireta y más larga:

De lo que podemos deducir que, si en el terreno simbólico hubieran pensado siempre en un charrán, habrían destacado su larga y distintiva colita, en forma de V, y no, precisamente, la habrían recortado hasta hacerla desaparecer.

Y también deducimos que cuando en los estatutos del Partido Popular se dice literalmente que su logotipo, retocado recientemente, “está formado por las siglas de la formación coronadas con una gaviota perfilada, conjunto enmarcado por un círculo, todo en color azul”, no es porque el redactor se confundiera en su día, como tambíen andan diciendo por ahí.

Más, porque según se dice en los estatutos anteriores del partido: “Las siglas del Partido Popular son PP y su logotipo está integrado por las palabras ‘Partido Popular’ cobijadas bajo un símbolo que representa una gaviota con las alas desplegadas” (Disposicíón general 3 del Estatuto del PP de 2008).

 

Corolario: Si el PP no quiere que en su logo haya una gaviota, porque ésta se asocia a la basura y la basura a la corrupción, lo que tiene que hacer es quitar el pájaro de enmedio y dejar de enredarse en tramas florentinas .

 

PD.- Cómo este es un blog de comunicación y esas cosas, no entraré en valorar la existencia de otro tipo de pájaros -esta vez figuradamente- que también influyen y mucho en la imagen de esta organización.

 

 

Las debilidades de #comunicación que pude notar en el #FenomenoMercadona…

De entrada diré que soy cliente de Mercadona, como tantísima gente, y lo seguiré siendo si la política de precios y productos de la compañía continua por donde va.

Ya como menos gente, suelo  estar pendiente de la evolución de esta empresa que ha conseguido situarse, con una carrrera sin precedentes, en el primer puesto de su sector y con indicadores más que brillantes.

Mercadona es la primera en facturación (21.000 millones), en rentabilidad (611 millones en 2015), en plantilla (76.000 empleados), en reinversión ( 40% de los beneficios), en condiciones laborales (salarios muy por encima de la media del sector y 277 millones en primas respartidas en 2015 entre los trabajadores)…  y todo lo que se quiera: como alguien dijo, Mercadona es un éxito empresarial que parece no tener techo.  Y si ya metemos en el cuadro a los llamados “interproveedores” -ese método que tanto me recuerda a López de Arriortúa- las cifras son mareantes.

fdfdffgf

Ahora bien, el programa Salvados de Jordi Évole, dedicado a Mercadona y emitido ayer por televisión, puso de manifiesto un par de debilidades que una empresa de esa envergadura no debería permitirse; por relaciones y por seguridad de todas las personas que están detrás.

Mercadona no tiene una narrativa elaborada de su cultura empresarial -peculiar, como sus resultados- que sirva para llegar a la opinión pública en general.  Ni parece que se hayan ocupado de eso, porque si es reconocido que la tienen para los restringidos círculos financieros y de negocio.  Ayer en La Sexta destacaron visiblemente las dificultades por las que atravesaron los portavoces de la empresa para explicar amable y convincentemente sus argumentos.  Hubo momentos en que las respuestas de los ejecutivos a Évole -cuya entrevista era de un amable que también llamaba la atención- parecían propias de una declaración de un imputado ante un tribunal de justicia, bajo indicaciones de un abogado defensor.

Y no era eso.  Tanta tensión, tan visible; tanto esquematismo en las respuestas, que no argumentos ni explicaciones en la mayor parte de los casos; tanto cuidado en cada palabra para no correr riesgos…  lo que demostraron al final, por pasiva, fue que estabamos ante una empresa demasiado acojonada ante la situación y que en realidad no tenía respuestas solventes ni positivadoras a las cuestiones planteadas.

La impresión fue de opacidad, de que había mucho que ocultar.

Y no creo que sea así, a pesar del puñado de casos fallidos que se conjugaron en el programa, a pesar de las capañitas de descrédito que sobre Mercadona circulan recurrentemente por las redes.

Sinceramante, creo que esta empresa tiene más en su haber -también en el social- que en su debe.  Pero queda claro que no tiene en su equipo a personas capacitadas -no digo que no puedan hacerlo, digo que no están capacitadas, preparadas- para comunicarlo y/o está falta del asesoramiento adecuado.  Quizás es que miran demasiado hacia dentro, quizás es que fían demasiado a las métricas… y no bastante a las emociones.

 

 

A menos que te dediques a asuntos turbios, ser creíble es fundamental para el éxito

Y quizás también si te dedicas a ellos…

El cuadro que sigue sirve tanto para la credibilidad en los negocios, como para la política o la vida privada.  La reputación basa uno de sus pilares fundamentales en esto.

En definitiva se trata de tener valores, ser honestos y no engañar a nadie.  Nada que no sepamos, pero me ha parecido una buena idea publicar esta infografía para facilitar una reflexión, aunque sea breve, sobre cómo lo llevamos cada uno de nosotros.

Dedícale un rato. Suerte.

8450188c-2a21-11e4-a441-22000aa7091d-large

·

Freixenet o cómo las campañas de largo recorrido acaban generando contenidos propios

En estos tiempos todo el mundo de nuestro gremio habla de marketing de contenidos, de estrategia de contenidos…es el tema de moda, el corazón de la bestia.

Y estos días, también de la navidad. Buena oportunidad la que nos ofrece este binomio: Ninguna época del año concentra más campañas y con más recursos que ésta, cuando se sabe (o se espera) que la peña se gastará lo ingastable…

Así, ya nos estamos encontrando con las escenas de siempre, esas tan familiares, que añoramos y deseamos que se repitan como un indicador de que todo va bien… y también con algunas de esas marcas con cuyos anuncios hemos crecido tantos.

Como Freixenet…

[youtube]http://youtu.be/OifTSWy5TgU[/youtube]

Y es que Freixenet es una firma que lleva 100 años en el tajo y 35 con una campaña que, como dice mi amigo de @comicpublicidad, es problablemente de las más largas de la historia de la publicidad: la de las burbujas.

La cuestión sobre la que pienso estos días es si el contenido con que se vende hoy dia Freixenet es el simbólico de sus spots, es el de los famosos y famosísismos que han protagonizados sus anuncios, es el de las anónimas y brillantes burbujas, es el del efecto de poso que nos tiene dejado su larga campaña o… empieza a ser el de la narrativa de su propia intrahistoria publicitaria.  Y no me refiero al efecto multiplicador que la notoriedad les da y que saca sus campaña de su ámbito natural para convertirlas en noticia y contenido no publicitario de otros medios. Hablo de que, gracias a su estrategia a largo, ya se mueve en un plano en el que no hay que hablar ni siquiera de cavas, sino de marca.  Más aún: Hablo de una estrategia basada en la vida que existe tras la marca…

Es como CocaCola… ¿quien usa las cualidades o las características del producto para venderlo?…¡Coca Cola habla de la felicidad!

Pues fíjense que este año, las burbujas tienen nombres y apellidos, tienen circunstancias y tienen historia…

[youtube]http://youtu.be/KvJfxXn5BS8[/youtube]

Quizás todo vaya ahora por ahí.  Y no sólo en esas grandes marcas tan notables; quizás podamos aprender algo para escalas menores, para empresas pequeñas y medianas y marcas de nuestro entorno.

Voy a darle una pensada más larga y ya hablaremos tras las fiestas.

Entre tanto, si quieren repasar la historia de la adaptable pero fiel campaña de Freixenet, pueden empezar con el anuncio de 1977, el primero, con Liza Minelli…

[youtube]http://youtu.be/IOUtigaSP4k[/youtube]

Por cierto, quiero dejar constancia de la espontaneidad de este artículo: Ni mi blog ni yo mismo tenemos nada que ver con la marca en cuestión.

Es más, puestos a brindar, yo siempre preferiré un Bollinger… o un cava andaluz, como el Barranco Oscuro Brut Nature que creó mi amigo Manolo Valenzuela en la Contraviesa.

·

La UE y la “marca Europa”: ¿Sólo una cuestión de branding?

La UE lleva algunos meses empeñada en que es necesario construir un nuevo discurso de marca para Europa.  No, no es una cantinela sin seriedad como pasa en España con el gobierno y la “marca España”, pero si es cierto que la UE lleva ya diciendo esto desde que se formuló el Tratado de Lisboa y poco o nada ha hecho hasta hoy para conseguirlo.  Y si la situación entonces ya apuntaba a una degradación crónica que terminaría en una posible crisis, ahora estamos ahogándonos en ella, en toda regla.

rtemagicc_2d03fd5735_800_800

El apoyo ciudadano a la Unión Europea se encuentra en su mínimo histórico. En los paises del norte se piensa que pagan con su trabajo los platos rotos de los paises del sur, que descuidan sus responsabilidades y malgastan los fondos que reciben para equipararse.  En los paises del sur se habla del engaño europeo y se penaliza la dependencia de los gobiernos locales respecto de los intereses mercantiles de Bruselas.  Palabras como “ciudadanía”, “derechos”, “bienestar”… han quedado en algo meramente simbolico. Seguir leyendo

Reenfocar nuestra comunicación turística: Unos apuntes…

Cuando la CNN destaca los principales destinos turísticos previstos para 2013, ilustra su artículo con una foto del Real Alcázar de Sevilla.  Bien. Cuando la misma CNN informa de cuáles serán las 10 ciudades top del turismo para este mismo año, Sevilla no aparece. Andalucía no aparece. Ninguna ciudad española aparece en realidad. Hummm…
spain2013travel
Como pueden comprobar, la fuente de la cadena global norteamericana es la misma en ambos casos: Estudios y previsiones de Lonely Planet.  Gente con experiencia, que se equivoca poco.

¿No os llama la atención? ¿Lo veis natural? ¿O pensáis como nosotros: “Que pasa ahi, donde está la grieta”…?

Probablemente en muchos factores, más o menos importantes, según interese a quien los cuente;  pero a nuestro juicio en una cuestión fundamental: La percepción actual de España como un simple marco conceptual, como un destino en su conjunto, sin grandes diferenciaciones, que sencillamente ahora puede aprovecharse por la situación ventajosa que ofrece a los viajeros procedentes de países con menos apuros, que pueden obtener más por su dinero.   Una simplificación que debe ser consecuencia de las últimas oleadas de actuaciones -sobre todo políticas y económicas- que nuestro país ha llevado a cabo en el territorio de la “marca España”…

De acuerdo, en ningún momento se presenta la imagen de España como algo plano. Nadie dice eso: España tiene, y es de común conocimiento, lugares maravillosos, ciudades hermosas, recursos turísticos estupendos y todo eso. Pero, hoy, ‘todo eso’ se ve como el contenido de una especie de parque temático al que se accede por un precio muy conveniente para el viajero.

Es barato: Hay una razón para venir a España en 2013.  ¿Y a Sevilla?  No.  Da en todo caso igual: Sólo es una atracción más en el menú.

¿Tiene que ser así? No, para nada. Y el problema no estaría tan marcadamente asentado en la coyuntura si la estrategia de comunicación turística hubiera sido la acertada, la adecuada para estos tiempos y para la vertiginosa evolución que ha conocido el mercado en sólo unos años. Especialmente el consumidor que, como ya es bien sabido, dejó de ser tal cosa en el siglo pasado para elevarse a su cualidad de persona.

La moraleja es que deberíamos hacer caso a esos vectores que emergen de la gestión turística, de la pública y de la privada, y que trabajan (trabajamos) en una visión moderna de la comunicación turística, instalada plenamente en el marketing 2.0 y orientada al 3.0, pero que aún predican en un desierto demasiado instalado en las viejas formas de la publicidad persuasiva tradicional y en los modos unidireccionales de siempre.  Y poco científico, lo que es un grave pecado hoy por hoy.

Como no corrijamos sobre la marcha acabarán dominándonos los retiros y los productos ‘fly and flop’, a lo mejor con catedral incluida, para que no se diga…

La relación existente entre una poción de amor, el #branding y la #política…

Tengo esta infografía en mi archivo de referencias desde hace tiempo.  Clasificada en la carpeta “branding”.  Pero este fin de semana, que me he puesto a ordenar y releer cosas como hago de vez en cuando -cosa que recomiendo como ejercicio-, he descubirto que su lectura también puede llevarse a cabo desde otras ópticas.  Por ejemplo, desde el marketing político.

La “Poción de amor nº99” es la fórmula con la que un supuesto amante conseguirá el amor y la fidelidad de su amada. Olvidemos eso de las marcas y apliquemoslo directamente a la política; siempre que cambiemos “amante” por “candidato” o por “partido” y “amada” por “ciudadanía”. Los conceptos de cercanía, atracción, emoción, confianza y crecimiento, no solo nos valen como están sino que llegarían a suponer en algún caso una mejora en las relaciones y el desempeño de la persona que resulte ser nuestra futura electa.

Si no nos dejamos influir por los metiches que confunden marketing con manipulación y nos allegamos a quienes saben que hoy todo conocimiento es interdisplinario, hallaremos la forma de adaptar este juego infográfico a nuestro librillo.  Ya saben, ese que tiene cada maestrillo…

Antiguas entradas