El BLOG de Benito Caetano

Comunicación, asuntos públicos y otras emergencias...

Etiqueta: comunicacion institucional (página 1 de 6)

La política europea de #comunicación para 2017: más de lo mismo y crece la brecha…

En la agenda que se trazó cuando en 2014 fue elegido presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker reconoció que la confianza en el proyecto europeo estabá bajo mínimos historicos en varios países de la Unión y se comprometió a poner en marcha actuaciones para “reconstruir puentes en Europa tras la crisis y restaurar la confianza en el proyecto europeo por parte de los ciudadanos”… y sus representantes a escala nacional.

Luego vino el Brexit y se extendió su ejemplo en un Eurexit que prospera cada día…

Sin embargo ningún cambio visible se ha producido en la estrategia de comunicación de la UE, que sigue anclada en sus viejas prácticas capitalinas (bruselenses) y sobre directrices y manuales  que son poco o nada eficientes: la percepción de la UE en los pueblos que la forman sigue siendo muy débil, alejada y su necesidad/beneficio facilmente contestable.

Tampoco es que se hayan esforzado mucho, a mi entender; porque el principal prescriptor de las bondades de una Europa unida es en cada pais su propia administración -es el portavoz cercano a los vecinos…- y, por mi propia experiencia como consultor, no creo que al final del hilo de las políticas europeas de comunicación, cuando se llega al territorio, a las administraciones más locales, se apliquen adecuadamente las claves estratégicas que los planificadores de la Comisión dicen exigir.

En fin, juzguen ustedes mismos.  Los documentos que adjunto se refieren al presupuesto de la Comisión Europea para 2017 y las bases de su aplicación. Teóricamente sube alrededor de un 3% sobre el año anterior y alcanza un máximo del presupuesto propio de la UE de 81.269.000 €.

2017 work programme in the field of Communication y Annex (desarrollo en detalle).

Pero lean, lean y saquen sus propias conclusiones. Y si encuentran algo novedoso, avisen, por favor.

A menos que te dediques a asuntos turbios, ser creíble es fundamental para el éxito

Y quizás también si te dedicas a ellos…

El cuadro que sigue sirve tanto para la credibilidad en los negocios, como para la política o la vida privada.  La reputación basa uno de sus pilares fundamentales en esto.

En definitiva se trata de tener valores, ser honestos y no engañar a nadie.  Nada que no sepamos, pero me ha parecido una buena idea publicar esta infografía para facilitar una reflexión, aunque sea breve, sobre cómo lo llevamos cada uno de nosotros.

Dedícale un rato. Suerte.

8450188c-2a21-11e4-a441-22000aa7091d-large

·

Apliquen “inteligencia” allí donde crean que hace falta y lo verán mejor…> La Comunicación externa, decisiva en el ciclo de Inteligencia

La comunicación no puede ser interpretada como una labor de índole menor u orientada únicamente a las relaciones internas entre el analista y los decisores -la difusión del análisis realizado a los decisiores-, sino que requiere ser desarrollada con rigor y profesionalidad en las relaciones de la organización y sus representantes con la ciudadanía y los grupos de interés. La comunicación se convierte así en una pieza del ciclo de Inteligencia que permite explicar ante la opinión pública las decisiones adoptadas, obtener retorno -feedback- sobre el impacto y los efectos producidos, generar empatía con los stakeholders -ciudadanos y grupos de interés- e incluso conseguir legitimidad y apoyos para su ejecución en el marco de un entorno de transparencia y colaboración de los decisores con sus ámbito de relaciones, la opinión pública y la sociedad en su conjunto. …

Source: blogs.cincodias.com

Este es el remate de un artículo de Juan M Zafra (@prensa14) que recomiendo leer entero y con detenimiento.  Llevo años hablando de esto en mis reuniones profesionales -sin mucho éxito, debo decirlo- y me anima ver que tengo con quien compartirlo…

See also on Scoop.itComunicación inteligente

La UE y la “marca Europa”: ¿Sólo una cuestión de branding?

La UE lleva algunos meses empeñada en que es necesario construir un nuevo discurso de marca para Europa.  No, no es una cantinela sin seriedad como pasa en España con el gobierno y la “marca España”, pero si es cierto que la UE lleva ya diciendo esto desde que se formuló el Tratado de Lisboa y poco o nada ha hecho hasta hoy para conseguirlo.  Y si la situación entonces ya apuntaba a una degradación crónica que terminaría en una posible crisis, ahora estamos ahogándonos en ella, en toda regla.

rtemagicc_2d03fd5735_800_800

El apoyo ciudadano a la Unión Europea se encuentra en su mínimo histórico. En los paises del norte se piensa que pagan con su trabajo los platos rotos de los paises del sur, que descuidan sus responsabilidades y malgastan los fondos que reciben para equipararse.  En los paises del sur se habla del engaño europeo y se penaliza la dependencia de los gobiernos locales respecto de los intereses mercantiles de Bruselas.  Palabras como “ciudadanía”, “derechos”, “bienestar”… han quedado en algo meramente simbolico. Seguir leyendo

Instituciones, comunicación social y redes. Nuevo paradigma.

Estos días hemos venido estudiando algunos organismos de la Junta de Andalucía y sus relaciones con la ciudadanía que les concede autoridad y les da soporte.  Especialmente tras la conquista de la hegemonía en nuestra cultura comunicativa por parte de las redes sociales.

Son organismos en cierto grado independientes, que tienen una misión concreta que cumplir y que cuentan con presupuesto y autonomía suficientes para ello. En unos casos por la propia naturaleza de su función, esencialmente técnica, por ejemplo; en otros por tratarse de instrumentos de interactuación social. No diré nombres, pero si que son significativos y sirven de modelo general.

Lo que nos importa es que, en practicamente todos los casos, existe una obligación expresa que les resulta común y que tiene que ver con su relación con la sociedad, a  la que deben servir en términos generales pero, sobre todo, en lo concreto, con la que tienen que ‘compartir’ su gestión, tanto en lo que se refiere a la disposición de conocimiento y herramientas como a lo relativo a su orientación y control.

En parte, esta misión se ha venido cumpliendo a lo largo de los años, de acuerdo con los medios disponibles para ello. Todas las novedades y recursos disponibles han sido publicados en papel, en sus respectivas webs corporativas y, en los casos considerados de mayor interés público, también se han elaborado y enviado notas de prensa a los medios de comunicación. Pero esto ha cambiado tras la entrada en escena de las nuevas redes sociales.

Redes-sociales_54084394657_600_226

(Continúa)

Seguir leyendo

Reenfocar nuestra comunicación turística: Unos apuntes…

Cuando la CNN destaca los principales destinos turísticos previstos para 2013, ilustra su artículo con una foto del Real Alcázar de Sevilla.  Bien. Cuando la misma CNN informa de cuáles serán las 10 ciudades top del turismo para este mismo año, Sevilla no aparece. Andalucía no aparece. Ninguna ciudad española aparece en realidad. Hummm…
spain2013travel
Como pueden comprobar, la fuente de la cadena global norteamericana es la misma en ambos casos: Estudios y previsiones de Lonely Planet.  Gente con experiencia, que se equivoca poco.

¿No os llama la atención? ¿Lo veis natural? ¿O pensáis como nosotros: “Que pasa ahi, donde está la grieta”…?

Probablemente en muchos factores, más o menos importantes, según interese a quien los cuente;  pero a nuestro juicio en una cuestión fundamental: La percepción actual de España como un simple marco conceptual, como un destino en su conjunto, sin grandes diferenciaciones, que sencillamente ahora puede aprovecharse por la situación ventajosa que ofrece a los viajeros procedentes de países con menos apuros, que pueden obtener más por su dinero.   Una simplificación que debe ser consecuencia de las últimas oleadas de actuaciones -sobre todo políticas y económicas- que nuestro país ha llevado a cabo en el territorio de la “marca España”…

De acuerdo, en ningún momento se presenta la imagen de España como algo plano. Nadie dice eso: España tiene, y es de común conocimiento, lugares maravillosos, ciudades hermosas, recursos turísticos estupendos y todo eso. Pero, hoy, ‘todo eso’ se ve como el contenido de una especie de parque temático al que se accede por un precio muy conveniente para el viajero.

Es barato: Hay una razón para venir a España en 2013.  ¿Y a Sevilla?  No.  Da en todo caso igual: Sólo es una atracción más en el menú.

¿Tiene que ser así? No, para nada. Y el problema no estaría tan marcadamente asentado en la coyuntura si la estrategia de comunicación turística hubiera sido la acertada, la adecuada para estos tiempos y para la vertiginosa evolución que ha conocido el mercado en sólo unos años. Especialmente el consumidor que, como ya es bien sabido, dejó de ser tal cosa en el siglo pasado para elevarse a su cualidad de persona.

La moraleja es que deberíamos hacer caso a esos vectores que emergen de la gestión turística, de la pública y de la privada, y que trabajan (trabajamos) en una visión moderna de la comunicación turística, instalada plenamente en el marketing 2.0 y orientada al 3.0, pero que aún predican en un desierto demasiado instalado en las viejas formas de la publicidad persuasiva tradicional y en los modos unidireccionales de siempre.  Y poco científico, lo que es un grave pecado hoy por hoy.

Como no corrijamos sobre la marcha acabarán dominándonos los retiros y los productos ‘fly and flop’, a lo mejor con catedral incluida, para que no se diga…

En esto de la #comunicación, o hay una visión y un plan y un control… o estás comprando humo. O fabricándolo.

O un MacBook como el de la foto…

Fuera de bromas.

Una buena gestión de la comunicación corporativa requiere una visión claramente definida, una buena planificación y una evaluación continua de acciones/resultados.

Vivimos en un mundo y unos tiempos en los que hemos aprendido a usar prudentemente los resursos disponibles, pero sin perder nunca de vista los objetivos que nuestro propio desempeño nos marca y los requerimientos de las partes interesadas en nuestra actividad o nuestro producto.  Una cosa es la prudencia y otra la austeridad: Lo que debe hacerse debe hacerse, aunque, claro está, con la mayor certidumbre y eficiencia.  Y aquí es donde es muy importante la secuencia desde la visión hasta la evaluación continua de nuestros planes y actuaciones.

MacBook (Autor desconocido)

Lo normal, al menos por estos pagos, ha sido tirar por elevación en el ámbito privado o con pólvora del Rey en lo público.  Cualquier análisis histórico, y basta sólo con mirar en años recientes, pone de manifiesto un continuum de campañas y planes rutinarios y poco engarzadas con los resultados.  En ambos planos.

¿Cuantas empresas privadas pueden mostrar sus cuentas de inversión en comunicación cuadradas con ingresos por ventas o servicios y hacerlo usando diferenciadores?  ¿Cuantas instituciones de lo público pueden siquiera justificar técnicamente la necesidad de tal o cual campaña y la idoneidad y eficiencia de esta y no otra acción de las realizadas… o sus presupuestos?

Pero todo eso se está quedando ya en esa historía.  La escasez está llevando a los que aún son capaces de pensar a los terrenos del sentido común y está surgiendo una nueva cultura de la comunicación, que ya no tiene que ver con disponer de mas o menos dinero sino en aplicar más o menos inteligencia y actuar con criterios profesionales.

Profesionales, ojo. Pero hablo de “profesionales” de la comunicación; no hablo de “profesionales” de la venta de servicios y otros suplidos según catálogo…

Para los recien conversos y otros novatos, los primeros se distinguirán ante ustedes por proponer ese triplete de visión-planificación-control de una manera concienzuda, argumentada y justificadamente, con razones y herramientas, con planes de corrección si se precisan.  Sobre el papel.  Los otros, suplantadores de la comunicación profesional en territorios más atrasados, venderán actuaciones como si de productos se tratara y a lo sumo presentarán y hasta anticiparán unas cuentas supuestas de resultados, basadas en parámetros establecidos de antemano y nunca probados.

En los tiempos que corren y con lo que estamos -al fin- aprendiendo, ya no va quedando sitio para los vendedores de humo.  Y menos aún para los compradores.  Ni siquiera de esos que pagan con el oro del Rey…

·

Antiguas entradas