El BLOG de Benito Caetano

Comunicación, asuntos públicos y otras emergencias...

Etiqueta: city marketing

El reto de saber aprovechar el V Centenario de la Primera Vuelta al Mundo desde #Sevilla

Dentro de un par de años se cumplirán los 500 desde que partió de Sevilla la expedición que verificó, entre otras cosas, que la Tierra es redonda, sus recursos son finitos y hay una sola especie humana que la gobierna en todo el orbe: la expedición Magallanes-Elcano tuvo ante sí, de manera empírica, la primera visión global del mundo en que vivimos.

No es un asunto doméstico: es global. Entre 2019 y 2022 España conmemorará esa trascendente hazaña y, para ello, en los últimos meses, se ha puesto en marcha la máquina del Estado, creando una comisión nacional para el caso e iniciando la creación de comisiones ministeriales específicas, introduciendo beneficios fiscales ya en los presupuestos de 2017 y encargando a sus distintos departamentos la planificación de acciones al respecto. Podría parecer demasiado tarde, pero no lo es. Todavía…

En Sevilla, ya en 2007, la sociedad civil se movió para proponer un modelo de conmemoración que, yendo más allá de la justa memoria, sea capaz de producir verdaderas oportunidades de desarrollo y proyección para nuestra tierra y sus gentes. Con esta ciudad liderando la efeméride de la que fue protagonista principal.

Así nació la Iniciativa Ciudadana Sevilla 2019-2022, con la misión de provocar el escenario en el que reunir y promover el trabajo conjunto y en red de todas las partes interesadas. Un ejercicio de innovación social, pilotado por la Fundación Civiliter, en el que se lleva 10 años trabajando por una conmemoración que trascienda del papel y los acontecimientos festivos, que suponga un verdadero posicionamiento en lo global y una oportunidad de progreso y generación de riqueza. La sociedad civil desarrollando ideas, propuestas… persiguiendo una conmemoración global, humanista, positiva. Y, sobre todo, rentable en todos los aspectos posibles. Con poco respaldo tangible por parte de las autoridades locales y regionales que, hasta ahora, no parecen muy interesadas ni operativas con el acontecimiento…

Sin embargo el momento sigue siendo inmejorable. El mundo se está “psicoanalizando”: todos los escenarios de futuro se colocan en la franja 2020-2030. Es una época de cambios: una oportunidad -aún aprovechable si nos ponemos realmente a ello- para colocarnos en el discurso internacional, en la sociedad futura que ya va siendo presente.

La Tierra y la humanidad que la habita necesitan, en estos tiempos, de esfuerzos que faciliten la universalización del conocimiento y de las opciones, a la par que necesita el despertar de una nueva conciencia, ya avistada por algunos, que entienda nuestro mundo, y sus posibles extensiones hacia el espacio, como algo vivo, sensible y trascendente. Hay miles de posibles proyectos que desarrollar, miles de preguntas que hacerse, miles de necesidades que cubrir. Y Sevilla, como origen y final de aquella trascendente epopeya, puede ser el escenario, el símbolo que visualice todo ese proceso global.

Sólo quedan dos años para la gran prueba. No es mucho tiempo pero no hay que desesperar. En menos tiempo, entre 1517 y 1519, Magallanes consiguió el apoyo de la Corona en el siglo XVI, reunió la financiación necesaria y montó la armada que habría de llevar a cabo esta gesta histórica, global y esencial para comprender el mundo que vino después y hasta hoy.

Aún podemos hacer cosas, muchas, las que nos propongamos seria y eficientemente: todas. Menos perder el tiempo…

El ROI es un concepto totalmente vigente, aunque esquivado por algunos

No hagan caso de los que dicen que el ROI ha muerto, ni siquiera si son gente aparentemente experta. Si lo dicen, no lo son tanto. El ROI, return on investment o retorno de la inversión, es una de las principales claves de nuestras inversiones en comunicación.  Una empresa -una institución pública más aún- debe empeñarse en evaluar cómo vuelve en forma de entradas/ingresos cada euro puesto en acciones de comunicación en sentido amplio: publicidad, ferias, eventos, publicaciones, subvenciones a medios…

Últimamente hay por ahí alguno al que le ha dado por decir -y lo hace en numerosos foros y seminarios- que el ROI ya ha pasado de moda, que ya no sirve, que, cómo es tan difícil de medir, debemos considerar que ya ha hecho bastante bien la teoría si nos ha obligado a determinar correctamente los objetivos de nuestras acciones y evaluar su consecución.  Pero no es cierto. No basta con marcar objetivos y decir si los hemos alcanzado o no: lo primero que tiene que tener un objetivo para que merezca ese nombre en el mundo de la comunicación y los negocios en general es su capacidad de medida. Y con ésta hay que responder.

O sea, que no vale decir que, un poner, vamos a promocionar las bondades turísticas de Owncity entre los touroperadores de la Patagonia o que vamos a poner un están en la Feria del Ocaso para presentar nuestros nuevos modelos de transporte. O que vamos a comprar una campaña de prensa para dar a conocer los avances de nuestra gestión… Nada de eso.  Partimos del principio bastante sólido de que toda acción de comunicación tiene que estar refrendada por un plan que la determina y de que nunca ésta debe llevarse a cabo por razones de revelación divina ni por caprichos o calentones de un momento,

Dicho esto, la promoción turística, la presentación de modelos o la información sobre nuestros avances se tienen que comunicar especificando, previamente, a quién se dirige concretamente la acción, por qué, cual es su influencia en nuestras cuentas -materiales o inmateriales-, que esperamos de la acción en términos reales, qué ganamos qué perdemos cuánto ahorramos… cómo vamos a evaluarlo…  Y, eso, luego evaluar si todo lo marcado se ha logrado, en qué medida, con qué cifras.

Pero, claro, todo eso obliga a disponer un método de gestión que sea a su vez evaluable. Y ahí si que hay un problema: ¿quién lo tiene?.  Adoptarlo es relativamente fácil para las empresas modernas, pero no para la mayoría y mucho menos para la cosa pública, para la Administración.  Sin  embargo debería ser la Administración la que tomara la bandera de todo esto, la que predicara con el ejemplo. Entre otras razones porque es la que tiene su accionariado compuesto por la ciudadanía en su conjunto y porque, más que otra cosa, lo que tiene es una encomienda de gestión y de progreso, no un simple plan de empresa…

Entre tanto, apoyarse en una consultora que sepa lo que tiene entre manos es una buena idea. Y rentable.  Aquí estamos.

Lectura pública en La Ciudad Humanizada: La heroicidad de quienes disfrutan la poesía de Alberti

El dia de ayer fue frio y lluvioso en Sevilla. Sobre todo, frio. Y en el parque, más. Por eso he decidido otorgar los laureles del heroismo a todas las personas que ayer se sumaron al disfrute de una lectura de Alberti en el Parque de María Luisa de Sevilla. ¡Coronas a manos llenas…!

LCH_Lectura2009

La Ciudad Humanizada comenzó ayer su octava edición con una lectura pública de “Sobre los ángeles”, el mejor libro de Alberti -para mi, claro, quizás para otros…-, aportando así nuestro disfrute a los esfuerzos de tanta gente por el fomento de la lectura en Andalucía. Porque ayer se celebraba también el Dia de la Lectura en Andalucía, institucionalmente. Cívicamente, algunos aportamos nuestra afición a leer por leer, por el puro gusto de leer, como decía Pedro Salinas. Predicar con el ejemplo…

Asi que, a media mañana, héroes y heroínas se fueron, nos fuimos, encontrando en hall del Museo de Artes y Costumbres Populares, ese hermoso pabellón mudéjar. Algunos fotos lo ilustran…

SDC10510.JPG

SDC10509.JPG

SDC10517.JPG

LCH_20091216.puzzle.jpg

Al final, ya digo: contra viento y frío, los organizadores de Civiliter, que presido, estuvimos con:

David Eloy, poeta, miembro de La Palabra Itinerante
Francisco Perujo, director de la Agencia Andaluza para el Desarrollo del Flamenco
Esperanza Fernández, cantaora
Juana Muñoz, presidenta de la Feria del Libro
Pablo Suárez, director general de Museos y Arte Emergente
Esperanza García, del Proyecto Fahrenheit 451 – Personas Libro de Sevilla
Eugenio López, abogado
Manuel Pedraz, periodista RNE. Director de ‘Historias de papel’
Antonio Augusto, representante de Seo Birdlife en Sevilla
María Teresa Mora, profesora
Francisco Casero, presidente del CAAE
Concha Fernández, directora del CICUS
Nani Carvajal, presidenta de la Asociación de la Prensa de Sevilla
José Manuel Núñez, director de la Fundación Atarazanas
José Mª Valero, poeta, miembro de La Palabra Itinerante
Rosa Mª García, de la Asociación Cultural y Literaria “La Avellaneda”
Manolo Gómez Cardeña, productor de cine
Joana Jiménez, cantante, ganadora del programa ‘Se llama copla’
Francisca Albarca, enfermera
Pepe Da Rosa, presentador
Carmen Camacho, poeta, miembro de La Palabra Itinerante
Diego Abollado, productor de ‘El Público’
Francisco Oñate, director de la fundación Naturalia XXI
Asunción Fernandez de Castillejo, periodista
Carmen Pinto, alumna de un Centro de Educación Permanente
Reyes Lama, periodista
Charo Fernández Cotta, periodista y escritora
Jose Luis Alvarez Trujillo, ciudadano
Lola González, ciudadana
Eva Patricia Bueno, delegada de Parques y Jardines del Ayuntamiento
Eduardo Castro, periodista, miembro del Consejo Audiovisual de Andalucía
Demetrio Pérez, director gerente fundación Centro de Estudios Andaluces

El memorial de este acto de placer se está montando en la página de La Ciudad Humanizada, donde constan además las entidades y organizaciones que apoyaron el acto. Con fotos y con vídeos. Pronto estará, ya les avisaré.

De momento y con urgencia, dar las gracias a todos por su heroismo: Por estar, contra los elementos, y por querer compartir su gusto por la literatura con los demás. Alberti, para eso también, es un poeta perfecto.

aaCOM. Las empresas de comunicación andaluzas se unen y se organizan…

aaCOM es la Asociación Andaluza de Empresas de Comunicación, una organización nacida para poner en valor el papel de estas empresas en Andalucía y, sobre todo, para trasladar a la sociedad, al empresariado y a la administración, la importancia de la comunicación estratégica en estos tiempos y lo fundamental que resulta un trabajo profesional y bien planificado en este sentido.  En fin, algo que, en Andalucía, sigue siendo un servicio avanzado

Hace unos días, el segundo canal de la televisión pública andaluza emitió este reportaje en su programa Emplea2.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=o0O1rcoFM3g[/youtube]

La empresa que dirijo, SVQ, ha participado muy activamente en la fundación de esta nueva organización empresarial.

Sevilla 2019-2022

Transcribo a continuación una tribuna que me publicó Diario de Sevilla, en la que propongo liderar desde Sevilla el quinto centenario de la primera circunnavegación de la Tierra. Por si a alguien le interesa la causa.

Si, ya se que puede parecer un asunto inapropiado para este blog, stricto sensu. Pero ¿acaso la propuesta de convertir Sevilla en el centro de varios acontecimientos globales entre 2019 y 2022 no tiene que ver con la comunicación, con el marketing territorial, con la gestión de marca, con la reputación…?. Pues yo pienso que básicamente es eso.

Logo color

SEVILLA 2019-2002

QUEDAN diez años justos para el quinto centenario del mayor de los hechos históricos de alcance mundial que hayan tenido a Sevilla como protagonista: la primera circunnavegacion de la Tierra, aquella empresa que se inició el 10 de agosto de 1519 y que demostró que la Tierra era redonda, como se dice en los manuales de historia, pero que también demostró que era finita y abarcable.

La expedición, con su exitosa pero accidentada conclusión en 1522, se convirtió en un símbolo del afán de hombre por llegar mas allá, generó numerosos hitos en todo el mundo y abrió múltiples líneas de trabajo -como hoy se diría- que fueron creciendo según avanzaba aquel proceso que acababa de iniciarse con la gesta sevillana y que bien podríamos tratar como la primera globalización.

A diez años de cumplirse los quinientos de aquellos días, en muchos lugares de la Tierra están dispuestos a conmemorar puntualmente su significado. Y ya no sólo desde los estados, como fue en el 92, sino desde las marcas y las corporaciones, desde las redes y los proyectos, desde los generadores de valor… hasta desde la religión. No hay tantos símbolos globales, ni con tantas vertientes, de esa envergadura.

Pero es Sevilla la que puede y debe liderar la conmemoración global de la primera circunnavegación de la Tierra. Tiene la razón histórica para proponérselo y tiene la necesidad de cambiar de plano en su devenir: Sevilla puede reclamar su protagonismo absoluto en la hazaña, que nadie le negará, y debe aprovecharlo para volver a llegar más allá, para quitarse las legañas del sueño histórico que la mantiene adormecida, para empezar a comprenderse y a actuar, de una vez, dentro del nuevo mundo, redondo y finito, que vivimos en el siglo XXI y de sus nuevas reglas del juego.

Hay que empezar a trabajar ya. Esa conmemoración debe iniciarse en 2019 y extenderse hasta 2022 porque, creo, lo importante no sólo es el momento histórico de la salida de las naves o de la llegada de los pocos supervivientes de la expedición, como se ha venido teniendo en cuenta hasta ahora, sino el afán, la lucha por una idea, la capacidad de poner en marcha un proyecto nuevo, con incalculables resultados; la reflexión sobre cada uno de los aspectos de la empresa, ese espíritu emprendedor que simboliza.

Desde aquel 10 de agosto de 1519, desde la primera milla de aquella expedición, desde las aguas el Guadalquivir, los océanos se empezaron a convertir en las autopistas de la información de la época. En 1522 se cerró la red. Hoy las autopistas de la información son otras, basadas en la navegación a través de los datos y no de los mares, con telecomunicaciones y no con barcos; ahora, lo que se mueve es la información y no necesariamente las personas en su busca. Pero la similitud entre ambos sistemas no es casual, ni pasa desapercibida al mundo. El espíritu de aquellos pioneros del XVI, su simbología, está más que presente en los retos de hoy, cuando se nombra Magellan a uno de los primeros buscadores de Internet, a uno de los más populares GPS, a un sistema de grandes telescopios o a algunas misiones espaciales con las que el hombre pretende conocer el universo en el que vive… Más aún, algunos piensan que el discurso histórico iniciado en 1519, atravesando todas las vicisitudes de estos siglos que ahora quedan atrás, no ha concluido y que hoy aún se está completando aquella globalización iniciada en 1519. Es verosímil.

Lo que sí pensamos muchos es que la Tierra y la humanidad que la habita necesitan, en estos tiempos, de esfuerzos que faciliten la universalización del conocimiento y de las opciones, a la par que necesita el despertar de una nueva conciencia, ya avistada para algunos, que entienda nuestro mundo y sus posibles extensiones hacia el espacio como algo vivo, sensible y trascendente.

Sevilla fue el origen y el final de aquella epopeya, el centro geográfico, estratégico y político de la primera visión global de la Tierra. Sevilla, ahora, cinco siglos después, debe ser la que proponga a los pueblos de la Tierra un nuevo concepto de circunnavegación: esta vez en torno al hombre del siglo XXI y su mundo, el que crea y el que destruye continuamente. Una nueva expedición global, una navegación por los mares de las personas, que siga una ruta en busca de una nueva manera de entender nuestro pasado, abriendo el camino que hemos de emprender hacia el futuro, haciéndolo esta vez en común con todos los que habitan el planeta, a todos, con todos los pueblos como iguales. Se trata de articular desde Sevilla un ejercicio global de reflexión en torno al progreso del hombre, a sus valores y sus culturas, a sus civilizaciones, a la comunicación entre los pueblos y las personas, sus diferencias y similitudes; en torno a la geopolítica que ha construido, al medio en el que se desenvuelve. En torno a su futuro común, en paz y entendimiento.

Queremos pensar en la conmemoración del quinto centenario de la primera circunnavegación de la Tierra, entre 2019 y 2022, como una gran programa de acciones y acontecimientos, un gran paraguas que acoja un debate global sobre el ser humano y el planeta que habita y el universo que conoce o intuye, en toda su dimensión, en todos los aspectos que nuestros tiempos consideran, frente a todos los problemas que padecemos o que podamos anticipar y hacia todas las oportunidades que podamos imaginar. Ideado, proyectado y liderado desde Sevilla.

Unas notas sobre la planificación estratégica aplicada a las ciudades

Últimamente ando dándole vueltas a los procesos-tipo de planificación estratégica porque, se diga lo que se diga, sobre todo desde las ubicuas reexplotaciones universitarias, no hay modelos de planificación estratégica que estén del todo bien aplicados para el caso de ciudades y/o territorios. No, desde luego, cuando entran en juego paticipación y gobernanza, que las más de las veces se apañan dando entrada en los dichos procesos a algunas organizaciones sin cierto ni concierto. Y yo, venga mirar y remirar unos y otros y darles vueltas.  Y, sin poderlo evitar, acabo por ver que resulta que casi cualquiera es bueno, con tal de que sea proceso y respete una metodología.

Al menos para mi, no hay modelo que no sea universalizable.  Permitaseme el palabro.  Quiero decir que cualquier patrón es válido para ser aplicado a otros casos que no sean los que le dieron origen; con las debidas adaptaciones, claro, pero cualquiera sirve para cualquiera.  En realidad es una asunto muy fácil: elegir, decidir y seguir.

Fíjense en Sevilla, que acaba de echar a andar su camino para llegar felizmente a 2020.  El plan estratégico que la ciudad diseñó para 2010 presenta hoy resultados y permite una visión con la que empezar a trabajar para el horizonte de 2020. Nada raro: muchas ciudades lo hacen y buscan ordenadamente sus estrategias para futuros que dibujan mas o menos explícitos.

El caso de Sevilla no es el mismo que el de muchas de esas otras ciudades porque Sevilla dice estar empeñada en la participación de la ciudadanía en sus decisiones: busca la participación.

En el proceso anterior, el que traza hasta 2010, la planificación no contó realmente con participación en el sentido en que entiende eso el discurso de la democracia moderna. Si hubo sindicatos, organizaciones empresariales, universidades, asociaciones… muchos representantes representativos -entiéndase la maldad- de corporaciones y un sinfín de empleados de la propia administración municipal que figuraron, mezclando lo interno con lo externo, lo que no es del todo correcto. Hubo representantes, pero no hubo participantes.  Y el proceso, aunque correcto, no fue el mejor.  Ni respondió realmente a los deseos de sus impulsores.  La planificación de Sevilla 2010 utilizó un modelo obsoleto, más apropiado para una entidad menor, sólo necesitada de la decisión y el soporte de sus promotores, que para una ciudad, cuyos fines nada más se alcanzan a través de una rama compleja de acciones, interacciones y reacciones.

Para 2020, Sevilla no ha variado sustancialmente su modelo y ha comenzado a planificar con las mismas tesis, aunque, está bien decirlo, porque muestra la preocupación de quienes lideran el proyecto polìtico, con la intención de cuidar determinados detalles que han sido advertidos como errores de proceso y que tienen que ver directamente con la cuestión participativa.

Pero no mejorará. Por dos razones muy sencillas: la participación de los actores en la planificación estratégica debe ser activa e interesada, no representativa ni ceremonial, y ésta participación debe partir justamente desde el momento cero del plan, es decir, desde la definición de la visión que establece el punto de partida del proceso, que nunca debe ser establecida desde la dirección del mismo.

Ya saben, un plan estratégico no es otra cosa que un camino trazado para llegar desde donde estamos hasta donde queremos estar.  En una empresa -residualmente, cada vez es menos así- solía ser la dirección la que trazaba ambos puntos y luego buscaba el asesoramiento y las ideas para el camino de expertos y de la inteligencia jerarquizada de la propia organización.  Eso está cambiando a una velocidad de vértigo porque en las empresas ya se sabe que el éxito depende de todos los que integran el proyecto y hasta de su entorno de intereses.  No sólo de su CEO o de sus directores técnicos, comerciales o financieros: el mundo es hoy más complejo que eso.

Pues en una ciudad y en un sistema democrático debe ser todavía más: la visión y el escenario final deben ser acordados por todos los implicados posibles.  Cuantos más mejor, porque en una ciudad no van a valer lo mismos recursos que unea empresa tiene para sortear los baches ni se van a poder tomar decisiones correctoras con la misma facilidad con que lo haría un equipo directivo y hasta un consejo de adminitración, en una ciudad las decisiones, a veces, hasta necesitan de procesos electorales.  Y en esos casos, los retos, las estrategias, o se entienden colectivamente, comprometidamente, o se convierten en intrumentos de grupos, sacrificables fácilmente en cualquier ocasión por cuanto son poco identitarias.  Y así, se van al garete. Lo que, por otro lado, es lo que viene siendo normal, lamentablemente.

Pero Sevilla no quiere caer en errores, lo se.  Así que recomiendo una  revisión de su metodología, ahora que no ha hecho más que empezar.  Y de su lista de stakeholders, muy fundamentalmente.  Si lo que se quiere es lo que se ha expresado que se quiere.