El BLOG de Benito Caetano

Comunicación, asuntos públicos y otras emergencias...

Si hay que ir se va, pero ir para nada… Un consejo clave para el éxito en ferias y exposiciones

Ir a una feria, montar un stand, desplazar personal… pagar todo eso… ¿Cuántos casos conocemos en los que eso se hace medio a ciegas, casi por rutina?, ¿cuántas veces hemos oido que se va a una feria por qué hay que estar allí y no con un plan concreto, con unos objetivos bien planteados y con unas medidas precisas?. No sé ustedes, yo muchas. En el mundo institucional y de las entidades no comerciales es relativamente frecuente, aunque se da el caso en todos los sectores.

Ir a una feria porque hay que estar allí es reconocer implícitamente que no se tienen objetivos que justifiquen el esfuerzo ni el gasto.

Claro que a veces existen compromisos con los que hay que cumplir y que de esos compromisos dependen otras cosas que son difícilmente evaluables en la operación d eun stand en una feria. Claro que sí. Pero ¿quién dice que aún en esos casos no es una idea magnífica sacarle el mayor provecho a nuestra participación?. No sólo es una idea magnífica, debería de ser una obligación para cualquier organización. Y desde luego es la prueba de que quienes están al frente de la misma saben lo que se cuece y son capaces de dirigirla hacia el éxito.

Bien, pues les voy a dar mi clave para tener éxito en una feria o en una exposición. Hagan caso al refrán: zapatero a tus zapatos.

3

La mejor forma de dejarse ayudar por el marketing y su enorme equipaje de experiencia es hacerlo con un enfoque profesional. Preferiblemente el de alguien que maneje interdisciplinariamente herramientas y discursos. Un buen trabajo de comunicación asociada al marketing ayuda notablemente a alcanzar el éxito cuando se participa en una feria o en una exposición. Porque el éxito, alcanzar los objetivos de la entidad o la institución, es lo que se busca, ¿no?. Ya sabemos que ir a una feria por ir no parece sensato…

Lo primero que hará un profesional es preparar un plan específico para la ocasión, en sintonía con el plan general de su organización y con un desarrollo táctico apropiado para el caso. De ahí vendrá todo lo demás, al detalle. Participar en una feria o exposición es una acción demasiado importante como para dejarla al azar o, lo que es peor, confiarla a la rutina. Muchos van a una feria guiados por un delineante o una carpintería, normalmente bien disfrazada de empresa de exposiciones pero sin capacidad para plainficar y ejecutar más allá de lo que por su naruraleza le es propio: el mueble o stand.

Toda entidad, la suya y la mia, tiene una estrategia y esa estrategia debe alinearse claramente con el hito que supone una feria que, a su vez, debe servir decididamente a los objetivos marcados. En ese marco, la participación en una feria debe partir de una definición precisa de lo que se quiere lograr con ella. Puede ser alcanzar notoriedad, aumentar su clientela o el número de sus usuarios, introducir nuevos servicios, promover los ya existentes… Lo que se busque sólo se encontrará con un plan orientado a ello, no por medio de la casualidad o de la suerte.

Ese plan incluirá desde luego un plan promocional de su participación en la propia feria. La comunicación es fundamental para el éxito. Eso lo saben ya hasta las coliflores. Comunicación antes, durante y después. Un buen enfoque de sus relaciones públicas asociadas a la acción trabajará desde bastante antes de que ésta tenga lugar y usará de manera destacada los medios electrónicos más actuales, sin despreciar los canales tradicionales. Y esto de los canales tradicionales es más importante de lo que hoy día se quiere ver: téngase en cuenta que la mayor maquinaría de hoy día en Internet, la poderosa Google, también usa el correo postal para ofrecer sus servicios normalmente… Lo inteligente es usar los medios en función de nuestros objetivos y con los criterios adecuados, no de las novelerías.

4

Al final lo que importa es que su público de interés, el que ya conoce y el que quiere conocer, sepa que va a la feria y lo que habrá alli que pueda interesarles. Que una vez en la feria, debe saber cómo tratar a quienes han respondido a su llamada, a quienes llegan por primera vez y cómo aprovechar las circunstancias de la propia feria y del momento para reforzarse. Que cuando acabe la feria, debe gestionar las oportunidades y los compromisos y encauzar todo el flujo que ha generado en la misma hacia su gestión habitual. Y que eso incluye gestionar la experiencia y el conocimiento obtenidos, que es una buena via para la innovación y la eficiencia… Y todo eso, o está en un plan y se sabe cómo afrontarlo o se queda al pairo. Análisis, objetivos, planificación, resultados… En manos de un proveedor de servicios o en manos de un consultor experto. Ahí está la decisión.

1 Comentario

  1. Totalmente de acuerdo…el problema reside en esa opinión o actitud de las empresas en creer que si estás en una feria, con la sola presencia, se envía al público el mensaje “ehi, nosotros también somos importantes…estamos aquí junto a nuestros competidores”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*