Nokia lanzó en noviembre pasado un estudio que identifica las mejores prácticas de 22 ciudades inteligentes de todo el mundo en base a su nivel de desarrollo de aplicaciones TIC y de tecnología IoT en torno a tres pilares: inteligencia, seguridad y sostenibilidad: The Smart City Playbook (‘El libro de la Ciudad Inteligente’).  Entre esas 22 ciudadaes ´solo hay una española, Barcelona…

Pero lo que más atención me llama es que Málaga o Sevilla -desde donde escribo- no aparecen en un informe, en una lista, en la que hay ciudadaes con un cero patatero o un uno raspado en algunos de esos tres campos. Se ve que, aunque la propaganda pregone recurrentemente nuestros pretendidos avances en estas materias, aún somos irrelevantes en el panorama smart.

Hay que seguir en la senda y aumentar los esfuerzos, no tanto por la aplicación tecnológica que pide el desarrollo de las asmart cities como por los objetivos de progreso, seguridad, sostenibilidad, etc., que persigue la estrategia.

Sevilla lo tiene más apurado, porque anda ahí queriendo ser reconocida como capital verde europea en 2019 y no parece que los ritmos -como en casi todo los demás proyectos ciudadanos hoy por hoy- sean los más adecuados.
Veremos…