Google es probablemente la empresa que más información maneja sobre el desarrollo de internet en todo el mundo.  No sólo por que casi todo el tráfico pasa por sus manos, sino porque su principal actividad consiste precisamente en analizarlo y obtener información relevante para sus ámbitos de negocio.

Por eso, cuando su presidente para España, el cordobés Javier Rodríguez Zapatero, afirmó en una conferencia reciente que el consumo en las redes estaba viviendo y suponiendo una verdadera revolución en nustros días -como ya vemos- pero explicó, además, las líneas esenciales por donde discurre la misma, me apresuré a tomar nota y a planear un estudio privado sobre la cuestión.  Les recomiendo que hagan lo mismo para sus empresas, si es que ya han descubierto cuánto les afecta el asunto; que les afecta con total seguridad, aunque no se hayan parado a considerarlo.  Y háganlo con prisas, porque, como ya avancé en otros medios, Rodriguez Zapatero aseguró que esta revolución ya está en marcha y que los cambios están siendo visibles e inmediatos.

Es la revolución de la movilidad.  Los tiempos cambian a una velocidad nunca imaginada hasta ahora. Hoy es ya el momento de la conectividad, de la versatilidad de los soportes, de la usabilidad de los contenidos y de la movilidad, sobre todo de la movilidad:  todo debe estar a tu alcance, todo debe estar en tu mano, todo debe estar en todos sitios.

Todo lo que sabían de la Internet “clásica” se está evaporando. Javier Rodríguez fué tajante: “Para aquellos que no han dado todavía el paso deben acelerar. Hay que darse prisa en conocer el fenómeno web porque acabará en no más de tres años. El siguiente fenómeno [móvil] ya está en marcha”.

Este cambio de paradigma en el mundo digital, que ya ha supuesto un radical cambio de paradigma en el mundo-mundial (valga el juego de palabras) tiene unas claves que nos deben importar muy mucho a quienes nos dedicamos profesionalmente a la comunicación y, por supuesto, a quienes requieren nuestros consejos y nuestros servicios -debería ser casi todo el que esté en la palestra…- que deben tener el conocimiento necesario para contratar inteligentemente.

Si ya decíamos que “todo comunica, nada también”, ahora, en plena carrera de fórmula 3.0, debemos añadir a ese “todo” un contenido estratégico muy cualificado, un disruptor que nos permita aprovechar estos cambios y ganar en eficiencia.

Las claves aportadas como tendencias por el directivo de Google son cuatro (en cursiva, un pequeño comentario propio):

  1. El consumidor sabe más del producto que el propio vendedor porque el usuario cada vez pasa más tiempo en Internet buscando información. (Sin comentario: La frase está bien clara).
  2. El futuro de la televisión va a ser la interconexión con Internet. (Olviden la alusión limitativa a la televisión: Todo es interconexión: Se acabaron los soportes, las propuestas y los planes estáticos y aislados).
  3. El móvil será el dispositivo más esencial en la búsqueda de información y los pagos. (Todo lo que tiene que decir puede decirlo en cada momento: su público objetivo tiene un terminal permanente para interactuar con su propuesta, con su idea, con su producto…)
  4. El comercio electrónico crece  un ritmo del 30% en un momento [ahora] de absoluta atonía de la economía y la demanda interna.  (No es una opción excluyente, es un lugar al que hay que transitar cuanto antes.  Un e-commerce no sólo oferta producto sino que proporciona información y la interrelaciona con la que ya está en las redes: cuestión de reconocimiento, de posicionamiento, de competencia…)

En resúmen, el fenómeno móvil está cambiando sobremanera los hábitos de los consumidores.  Ya lo ha hecho respecto de lo que creíamos hace unos pocos años y lo sigue haciendo cada día, con cada paso.  Como dice Rodríguez Zapatero “La distancia entre el deseo de conocer o tener algo tiende a cero con el móvil y esto lo cambia todo”.

Mi consejo: Hacer un cuadrante con esas cuatro claves y cruzarlas con nuestra actividad, con la estrategia que tengamos planeada para nuestra empresa y con nuestros productos o servicios.  No sólo obtendrán ideas, también descubrirán necesidades.  Y ya se sabe lo que acaba pasando cuando se prescinde, por decisión o por ignoracia, de lo que se necesita para evolucionar.

Y si necesitan ayuda, aquí estamos.