La gente tiene en general una idea tan simple como errónea de la asignatura de religión en la escuela, considerándola algo sin más contenido que el de su efecto social o de confirmación de pertenencia a cierto grupo social mayoritario.  Una “maría”, vamos.

Sin embargo es ahora, por obra y gracia de nuestro Congreso de los Diputados, una asignatura que puntúa en el currículum y su nota cuenta, por ejemplo, para la selectividad.  Así pues, su cometido no es dar un mero servicio social, ciertamente muy demandado, sino desarrollar determinados conocimientos” y competencias que deben responder a una metodología didáctica y ser evaluable de acuerdo con ciertos parámetros.

Cada cual con su conciencia: no entraré en si debe haber o no haber asignaturas basadas en creencias o construidas sobre contenidos indemostrables, pero si las hay deben ser tratadas igual que las demás asignaturas…

Sobre esto sí que quiero llamar la atención: sobre su dudosa evaluación. Si hay un plan didáctico, si el alumnado debe alcanzar determinados objetivos y si sobre ellos es sobre lo que debe evaluarse seriamente dicha asignatura, veo tela de complicado que haya muchos chavales que aprobarán la asignatura de religión en España, de acuerdo con el “currículo de la enseñanza de Religión Católica de la Educación”, elaborado por le Conferencia Episcopal -que en esto sustituye al Estado- y publicado en el BOE.

Si quieren entretenerse un rato, echen un vistazo a dicho currículo, sobre todo a la parte final, la de “contenidos, criterios de evaluación y estándares de aprendizaje evaluables” y díganme si conocen a muchos niños o niñas capaces de sacar una buena nota en un examen serio de la materia.  Prueben con su entorno si les apetece jugar o con ustedes mismos…

Y no vale engañarse de antemano: todos sabemos por los hechos que, usando palabras de la chavalería que tengo  más cercana, “en religión no hay que estudiar y siempre se saca buena nota… y en ética si que hay que trabajar…”

Y lean si quieren los currículos de las demás religiones, que son por el estilo…