Tengo esta infografía en mi archivo de referencias desde hace tiempo.  Clasificada en la carpeta “branding”.  Pero este fin de semana, que me he puesto a ordenar y releer cosas como hago de vez en cuando -cosa que recomiendo como ejercicio-, he descubirto que su lectura también puede llevarse a cabo desde otras ópticas.  Por ejemplo, desde el marketing político.

La “Poción de amor nº99” es la fórmula con la que un supuesto amante conseguirá el amor y la fidelidad de su amada. Olvidemos eso de las marcas y apliquemoslo directamente a la política; siempre que cambiemos “amante” por “candidato” o por “partido” y “amada” por “ciudadanía”. Los conceptos de cercanía, atracción, emoción, confianza y crecimiento, no solo nos valen como están sino que llegarían a suponer en algún caso una mejora en las relaciones y el desempeño de la persona que resulte ser nuestra futura electa.

Si no nos dejamos influir por los metiches que confunden marketing con manipulación y nos allegamos a quienes saben que hoy todo conocimiento es interdisplinario, hallaremos la forma de adaptar este juego infográfico a nuestro librillo.  Ya saben, ese que tiene cada maestrillo…