Trasciende claramente a los simples soportes publicitarios. Puede clasificarse como “ambient marketing” si se quiere, de lo más moderno en estos tiempos y lo menos saturado.  La acción de Kenzo, en el caso que muestran las fotografías, es en el centro de Lyon.  No creo que haya supuesto un gran coste y, desde luego, sí ha obtenido una gran repercusión en los segmentos de interés y un interesante efecto multiplicador.

Pero lo que más me ha interesado de esta acción, un hito más dentro de la carísima y completa campaña del perfume, es su efecto blanco: es efectiva, seguramente eficiente en términos publicitarios, da juego viral  y, probablemente, no haya parecido mal a nadie en la ciudad.  No tendría reparos en afirmar que, más que un soporte, es una auténtica instalación artística: de hecho, he querido etiquetar  esta entrada como evento, además de como marketing.

kenzo-pr-street-marketing-lyon-1_m

kenzo-pr-street-marketing-lyon-2_m

kenzo-pr-street-marketing-lyon-3_m