Se de muchas empresas que llegaron a este asunto de las redes y los medios sociales porque creyeron que la oportunidad de hacerlo era una cuestión moderna, de ser estos tiempos, y crearon sus perfiles y esas cosas sin saber realmente como contribuía eso a su proyecto y sin haberse pensado un plan previamente.  Naturalmente tampoco previeron la posibilidad de encontrarse con problemas, que habría que resolver en medios pocos conocidos y vertiginosamente cambiantes…

Alguna que conozco, chocó. Mas de una. Hubo quien, sin visión, cerró todas sus cuentas y cortó estas eficientes vías de comunicación, ignorando tal vez que tarde o temprano tendrán que estar ahí y que entonces deberán recorrer de nuevo un camino que ya podrían tener convenientemente dominado. Y todo por una crítica enconada, una acción de su entorno contra alguna práctica poco defendible, una protesta de algún cliente que se extendió por su mala gestión, una campaña en contra promovida sibilinamente por la competencia…  que no supieron gestionar y volverlo en su favor.

La cuestión, mil veces dicha, es que a las redes y medios sociales como decía Vicente Fernández en su ranchera, no hay que llegar primero sino hay que saber llegar.  Saber llegar quiere decir en este caso hacerlo de la mano de profesionales y con planes trazados adecuadamente; planes que naturalmente, incluirán sistemas de monitorización de resultados y evaluación.

Pero, una vez que se está allí… ¿que se hace cuando se te tuercen las cosas?.  Nada por su cuenta y lo lógico como empresario o directivo de una organización: Acudir a una empresa de comunicación solvente, que le genere confianza y hable su idioma. Por ejemplo SVQ. Pero, insisto, salvo darse prisa en contactar con expertos y poner en sus manos el caso, nada más.  El asunto puede ser tan peliagudo y trascendente que merece la atención más capaz y experimentada.

Para hacerse una idea del proceso que generan de hecho las interacciones en los nuevos medios, comparto una infografía de la US Air Force (United States Air Force Web Posting Response Assessment), que ha sido versionada en castellano por la admirable Rosaura Ochoa:

Les recomiendo una lectura detenida del cuadro anterior, seguro como estoy que les llevará a considerar seriamente la necesidad de contar con el apoyo profesional que les vengo recomendando.  Fíjense de dónde procede, nada más y nada menos…

Por cierto, si quieren acceder al plan original, en inglés, del United States Air Force Web Posting Response Assessment, sólo tienen que pinchar aquí.