Sí, ya se que es una historia vieja; pero la he traido ahora porque ando viendo por ahí cómo la gente se derrite ante su público al menor fallo técnico, en sus eventos o en sus presentaciones.

Y la cosa no es que no sea grave: La perfección debe ser siempre el objetivo y el trabajo previamente bien planificado y luego correctamente ejecutado, como es costumbre que tenemos algunos, evita giros de guión y otros sobresaltos.  Pero las cosas pasan a veces sin que nadie lo quiera y sin que hayan podido evitarse por ningún medio.  Hasta en las mejores familias, como en la de la todopoderosa Microsoft y el inbfeable Bill Gates.

Disfruten -je, je…- de este breve vídeo, que consuma una de las máximas más chistosas de Windows…

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=KWuUcj6lz6g[/youtube]

Y ya ven, es la propia Microsoft la que difunde el video. Como se hubiera difundido de todos modos, mas vale liderar la broma que sufrirla, ¿no?.