En este nuestro gremio de la comunicación todos sabemos qué es el storytelling, así que no voy a entretenerme en detalles más allá de consignar que, hoy por hoy, no sólo se ha convertido en la más potente técnica de persuasión y propaganda, sino que ha acabado por ser imprescindible en este mundo baumaniano en el que todo es incierto y mutante.

Sin insistir en el concepto, del que hay gigas de teoría por ahí diseminados, quiero atenerme a la práctica. Mejor, a un ejemplo de cómo la narrativa cambia la percepción de las cosas sin que éstas necesariamente intervengan: los mismos hechos, los mismos datos, contados de otra manera pueden proporcionar mundos distintos, realidades diferentes y hasta contrapuestas.

El ejemplo está en Mary Poppins. ¿Quién no conoce el clásico? Pues hagan un ejercicio con sus recuerdos, traiganse a la memoria las dulces y enternecedoras imágenes de la película, y contrastenlo con esta otra forma de contarla que les adjunto. Disfruten.

[flv]http://blog.benitocaetano.es/wp-content/uploads/2011/12/mary-poppins-horror-show.flv[/flv]

¿Lo ven? Todo depende de la historia que se construya alrededor de los hechos, no de los hechos en sí, no siempre…

*

(La reedición del video promocional sobre la película Mary Poppins fue realizada y compartida hace algún tiempo por Chris Rule, aka Moviemker)