También en España se está asentando peligrosamente el cliché -lo que quiere decir que se corre el riesgo de que sea vea con toda naturalidad- de que la mujer de la limpieza, la asistenta, el albañíl, el peón… sean inmigrantes, provenientes de paises más pobres y, habitualmente, con otro color de piel, que actúa demasiadas veces como rasgo diferenciador.

Les presento la campaña de publicidad sobre la que se apoya una acción social, orientada a subrayar uno de los valores más débilmente defendidos de nuestra sociedad.  Está promovida por la Ligue Internationale Contre le Racisme et l’Antisímitisme (LICRA), una organización francesa que también usa los medios comerciales como soporte de sus actuaciones.

El concepto ideológico -no el técnico, necesariamente- es más básico de lo que a algunos les pueda parecer oportuno, pero para mi está justificado: lo que pretende combatirse es demasiado primario.

El diseño de la campaña es de Publicis-Paris.